Es software. Es hardware. Es un híbrido.

El software tiene un papel importante en la estructura de las redes de hoy en día, pero no es el único actor relevante.

Las necesidades de la empresa impulsan las decisiones sobre tecnología. Esas decisiones le dan la capacidad de elegir lo adecuado en el momento oportuno. Esto se traduce en un menor tiempo de comercialización, reducción de costes y una red indiscutiblemente ágil.

Por eso, F5 ofrece soluciones robustas y escalables que incluyen tanto software como hardware.

Las nuevas oportunidades precisan nuevas arquitecturas.

¿Qué oportunidades está calibrando actualmente su empresa para aprovecharlas? ¿Cómo puede crear una arquitectura que se anticipe a lo que venga? Haga clic en una de las siguientes situaciones para ver cómo toma forma el futuro de su empresa.

(Active los altavoces del ordenador para habilitar el audio).

Ponga sus servicios allí donde estén sus aplicaciones.

La nueva red tiene que proporcionar servicios de aplicaciones (desde seguridad hasta aceleración) que solían estar disponibles solamente a través de controladores de distribución de aplicaciones (ADC) físicos.

Los servicios de aplicaciones mejoran las experiencias con las aplicaciones. Por lo tanto, tienen que estar en el mismo lugar. Lo mejor sería que estuvieran donde quiera que se encuentren las aplicaciones: ya sea en el centro de datos o en el cloud, en San Francisco o en Singapur. De lo contrario, la disponibilidad, la seguridad y la velocidad pueden verse aceptadas.

 
 
 
 
 
 
software-circle-v2

Por qué el software es solo parte de la historia.

El software tiene una función importante en las redes actuales, pero por sí solo no define la nueva red.

Las soluciones de software que sirven exclusivamente como soluciones puntuales no solo añaden complejidad a la red, sino que además introducen problemas de interoperabilidad que dificultan la ampliación del negocio. Asimismo, algunas cargas de trabajo, como la descarga de SSL y la defensa contra los ataques DDoS, exigen una potencia de procesador que solo puede proporcionar el hardware.

Y ¿qué ocurre con los servicios que distribuyen las aplicaciones? Tienen que formar parte de una plataforma robusta y unificada, de modo que las políticas que rigen esos servicios se adapten también a las aplicaciones, ya estén implementadas en el centro de datos, en el cloud o en un híbrido de ambos. De lo contrario se habrá metido usted solo en una gestión de TI de pesadilla.

La única plataforma lista para cloud.

Mover las aplicaciones al cloud proporciona a su empresa mayor flexibilidad, puede ayudar a reducir gastos y libera recursos de TI para proyectos estratégicos, pero también puede causar importantes quebraderos de cabeza.

Primero, no hay garantía de que un proveedor de cloud le ofrezca una solución compatible con los servicios de aplicaciones en los que ha invertido su organización. Además, para complicar las cosas, no existe coherencia entre los propios proveedores en cuanto a los servicios que ofrecen. El problema de la coherencia se complica si desea mover una aplicación al cloud en el extranjero, pues los requisitos normativos difieren ampliamente de un país a otro.

El caso es que una organización no puede mover las aplicaciones al cloud y dar por hecho que van a funcionar como se esperaba, a menos que utilice una plataforma unificada de F5. Es la única plataforma que permite replicar los servicios (y las políticas que tanto le ha costado ajustar) en todos los entornos. Como resultado, incurrirá en mucho menos riesgo y empleará mucho menos tiempo y dinero en su paso al cloud.

La solidez de una plataforma unificada: eso es F5.

Configúrelo una vez. Impleméntelo en cualquier lugar.

Con el hardware y el software de F5 instalados, también puede disfrutar de la fluidez de aplicaciones. Nuestros sistemas funcionan con aplicaciones de los principales desarrolladores, como Microsoft, Oracle o Cisco.

F5 proporciona una plataforma unificada que estandariza los servicios de red para que las políticas que rigen un servicio de aplicaciones permanezcan con él. Las aplicaciones funcionarán en cualquier entorno de la misma forma. Esto significa que puede simplificar la red a la vez que ahorra tiempo y dinero.

Una plataforma unificada afianzará su red, que estará formada por la combinación de software y hardware que mejor se adapta a los requisitos de los que depende su empresa.

¿Qué aspecto tienen las nuevas arquitecturas?

Expertos de F5 hablan acerca de cómo el software, el hardware y un híbrido de ambos encajan en la nueva red.