5 lecciones clave de los que se aventuraron en la nube

En los últimos años, miles de empresas han migrado a la nube y otras miles están a punto de hacerlo. Según la consultora IDC, el gasto global en servicios de la nube pública crecerá alrededor de un 20 % al año, superando los 195 000 millones de dólares en 2020. Para el mismo año, IDC predice que una de cada cuatro aplicaciones de software se ofrecerá a través de Internet.

A pesar del revuelo y el optimismo, no todas las iniciativas relacionadas con la nube dan buen resultado. Si te estás planteando mudarte a la nube, te conviene aprender de los errores de aquellos que ya lo hicieron.

He aquí cinco de las lecciones más comunes aprendidas por los que se aventuraron en la nube.

1. Elabora una declaración de objetivos

Por supuesto, mudarte a la nube causará un gran impacto ante tus accionistas, y hasta puede que los medios se hagan eco de ello. Pero si no elaboras un proyecto en el que se desgranen las razones y objetivos para mudarte, lo más probable es que no alcances el retorno de inversión esperado.

¿Quieres aumentar la productividad? Las ofertas de Software como Servicio permiten a los empleados utilizar software de tu área de negocios desde sus navegadores web, de modo que tales aplicaciones no tienen que estar guardadas en tu centro de datos. En este caso, tu objetivo podría ser: "Nos mudaremos a la nube con todo o parte del software de nuestra área de negocios para aumentar la productividad".

¿Deseas mantener el presupuesto para TI, a la vez que escalas tu negocio? Los proveedores de Infraestructura como Servicio, como Amazon Web Services, Microsoft Azure y Google Cloud Platform te permiten solicitar ayuda a estos servidores virtuales cuando la necesites y configurarlos a distancia.

¿Necesitas un espacio de prueba donde tus desarrolladores escriban código sin tocar las aplicaciones más importantes de la empresa? De nuevo, la Infraestructura como Servicio podría ser tu mejor apuesta.

La capacidad para elaborar una declaración de objetivos sencilla requiere la comprensión de la nube y de cómo puede esta mejorar tu negocio. Si eres incapaz de definir tu misión, tienes que hacer los deberes antes de avanzar.

$195b

195 000 millones de dólares es la cantidad que IDC estima se invertirá en servicios en la nube pública en 2020.

2. Articula métricas de éxito claras

Una vez hayas alineado tus objetivos en materia de tecnologías de la información con los de la empresa, tienes que establecer métricas que te indiquen si estás cumpliendo con ellos.

Tu intención puede ser doblar el volumen de tráfico de llamadas que recibe el centro de atención telefónica de tu empresa, reducir los costes en materia de TI en un 25 %, lanzar tus aplicaciones tres veces más deprisa o aumentar en un 30 % tu Net Promoter Score para lograr que tus clientes recomienden tu empresa aún más. Los objetivos que fijes en tu misión determinarán las métricas que emplearás para demostrar tu éxito.

3. Crea un plan estratégico de ataque

Llevarlo todo a la red puede ser el camino correcto, pero lo cierto es que llegar a ello requiere una planificación cuidadosa. Migrar las aplicaciones fundamentales para la empresa, o abandonar el centro de datos físico por uno virtual no es algo precisamente trivial. Si estás pensando en mudar toda tu sistema de planificación de recursos empresariales (ERP) a la nube en unos pocos meses, vas a tener que reajustar tus expectativas.

Como en casi todo, planificar es esencial. Trabaja con tus equipos para anticiparles lo que hay que hacer y la manera en que deben cambiar los procedimientos de la empresa y las experiencias de los clientes.

4. Habla con todas las partes

Para que una migración tenga éxito, necesitas las aportaciones de todo el que esté implicado. Por ejemplo, algunas aplicaciones empresariales pueden no funcionar en la nube, o tan solo al 80 % de lo que puedes ofrecer en tus establecimientos. ¿Es útil ese 80 %? Los empleados de ese área lo sabrán.

Pregunta a tu equipo de operaciones el tiempo que llevaría mudar el ERP a la nube.

Tu equipo de seguridad puede estar preocupado por eventuales violaciones de seguridad de datos debido a sistemas de autenticación débiles.

Tu departamento legal te dirá que los requisitos normativos pueden echar abajo tu plan de almacenamiento de datos de clientes en la nube.

Es mejor conocer estas cosas abiertamente antes de dar ninguna orden.

No se trata de hacer cambios bruscos sino de organizar una transición gradual.

5. Debes saber que migrar a la nube no es un simple cambio, sino una nueva forma de hacer negocios

Al igual que no se trata de apretar un botón y migrar las operaciones a la nube, no te vas a levantar un buen día y descubrir que estás plena y continuamente presente en la nube. No tienes por qué hacer un cambio brusco, se trata de llevar a cabo una transición gradual.

Lo más probable es que tengas que mantener un entorno híbrido durante mucho tiempo, con algunos sistemas dentro de la nube y otros localmente. En algunos casos, puede ser más aconsejable mantener algunas cosas internamente, más o menos permanentemente. Aunque la nube tiene el poder de transformar tu negocio, esto solo ocurrirá si preparas cuidadosamente y en detalle el cambio y te tomas el tiempo adecuado para hacerlo bien.

Resumen

Aunque es positivo que quieras transformar tu negocio con ayuda de la nube, no es algo que deba hacerse con precipitación. Invierte tiempo en desarrollar un plan estratégico realista que te permita alcanzar tus objetivos. Tómate el tiempo necesario para definir tus objetivos y las métricas que te permitan analizar el éxito. Implica a todas las partes interesadas y procura anticiparte a todo lo que puedas necesitar y a lo que pueda salir mal. Sé consciente de que este proceso va a durar muchos años, y que por consiguiente tendrás que ir adaptando tu plan a cada evolución de las capacidades de la nube.